¿Qué es el Acero inoxidable? Composición y Propiedades

La utilidad del acero inoxidable es sumamente amplia. De forma frecuente es empleado en la construcción de grandes estructuras civiles, en la industria pesada (petróleo, alimentación, productos químicos), en la fabricación de automóviles y equipos médicos de cirugía u odontología, en joyería, e incluso, en los hogares es común la existencia de utensilios sobre todo de cocina y de electrodomésticos de este tipo de acero. Todo ello se debe a su versatilidad, elevada calidad y efectiva resistencia a la corrosión. A continuación hablaremos en detalle sobre el acero inox: propiedades, de qué se compone, qué tipo es mejor de acuerdo al uso, cómo limpiarlo y cómo cortarlo. ¡Comencemos!

¿Qué es el acero inoxidable?

El acero inoxidable es un tipo de acero resistente a la oxidación y a la corrosión atmosférica, gracias a que cuenta entre sus componentes con metales como el cromo, el níquel o el molibdeno que son menos reactivos. El acero inoxidable no es inoxidable en el sentido estricto de la palabra. Lo que sucede es que, en comparación con otros tipos de acero, suele soportar durante mucho más tiempo la exposición a agentes o entornos agresivos, antes de mostrar desgaste.

Propiedades del acero inoxidable

Gracias a su composición, el acero inoxidable cuenta con propiedades, además de la resistencia a la corrosión, que lo hacen sumamente funcional para la elaboración de piezas estéticas, higiénicas y duraderas. Entre las más importantes, podemos destacar:
  • Alta resistencia a temperaturas elevadas.
  • Características físicas y mecánicas que lo hacen un material muy versátil y moldeable para diversos fines.
  • Permite acabados estéticos atractivos, al aportar modernidad y prestigio.
  • Es un material con una rugosidad superficial casi nula, lo cual hace que sean fácil de limpiar y desinfectar.

¿De qué se compone el acero inoxidable?

El acero, en sí mismo, es una aleación o combinación de hierro (Fe) y carbono (C), este último en proporciones iguales o menores al dos por ciento. La desventaja de esta composición es que el hierro presente se combina con el oxígeno de la atmósfera, formando óxido de hierro en su superficie. Pero, cuando a estos elementos de aleación se le suma por lo menos un 10,5 por ciento de cromo (Cr), se forma una delgada, pero impermeable, insoluble y regenerativa película de óxido de cromo que cubre la superficie del acero y la protege de medios corrosivos habituales. Es decir, la resistencia a la oxidación es proporcionada esencialmente por el cromo. Por ello, el acero inoxidable también es definido como el conjunto de mezclas ferrosas resistentes a la corrosión y a la oxidación, con al menos 10,5 % de cromo. También, esta mezcla puede ser complementada con otros elementos: el níquel y/o el molibdeno. Los cuales sirven para potenciar sus propiedades anticorrosivas y aportarle otras características también de gran valor:
  • Cromo: resistencia a la corrosión, brillo y dureza.
  • Níquel: más soldable, moldeable y dúctil, también aumenta su grado de dureza y la firmeza.
  • Molibdeno: lo hace más resistente a la corrosión por picadura y por cavidades, especialmente en entornos ácidos y marinos.
Te hemos hablado sobre la composición en general, más adelante te detallaremos la composición del acero inoxidable de acuerdo al tipo y a la utilidad.

¿Cuál es el mejor acero inoxidable?

Los aceros inoxidables suelen tener distintos grados de resistencia al óxido, dependiendo de los niveles de carbono y cromo que haya en su aleación, al igual que de otros componentes, entre ellos el níquel y el molibdeno. Entonces, para determinar cuál es el mejor acero inoxidable o su nivel calidad es oportuno revisar la composición de los tipos de aceros inoxidables y su funcionalidad. Claro está que cada uno de ellos está adecuado a fines puntuales.

Tipos de acero inoxidable

En términos generales y de acuerdo a la composición y la calidad, podemos hablar de varios tipos de aceros inoxidables:
  • Acero inoxidable martensítico: estas aleaciones de hierro se realizan solo con carbono, en proporción mayor o igual al 0.10%, y con cromo 12 al 14 %. Se emplea en la producción de equipos sencillos: cuchillería, tuercas y tornillos, equipos quirúrgicos, instrumentos dentales, cabezas de palos de golf, entre otros.
  • Acero inoxidable ferrítico: aleaciones con al menos 0,12% de carbono y 16% de cromo. Esta familia reúne a los tipos: 430, 430Ti, 430 Nb, 439, 441, 436 y 444 (que contienen mobdileno), 445 y 446. Todos ellos presentan una moderada-buena resistencia a la corrosión y poca dureza. Se emplean en la industria alimentaria y el hogar.
  • Acero inoxidable austenítico: tiene como elementos de aleación hierro, cromo (16 a 26%), níquel y bajo contenido de carbono. En este grupo se encuentran los aceros inoxidables: 301, 303, 304, 304L, 309, 310, 310S, 316, 316L, 316Ti, 317, 321, 347, 904L, 201, 204.
Los cuales cuentan con una resistencia a la corrosión superior, excelente soldabilidad y moldeabilidad, además de ser funcionales en temperaturas extremas. Por ello, suelen ser usados en las industrias química, farmacéutica, petróleo, alimentaria, aeronáutica, naval, arquitectura y construcción civil.
  • Aceros inoxidables dúplex: Aleación de hierro, cromo (en niveles elevados: entre 18% y 38%), níquel (entre 4.5% y 8%). Este tipo de aceros cuenta con las mejores características de resistencia a la corrosión y prestaciones mecánicas, por lo que se utiliza en la construcción de grandes obras, pasarelas y puentes.
acero inoxidable

¿Con qué se limpia el acero inoxidable?

Para garantizar la durabilidad del acero inoxidable, es necesario resguardar su capa pasiva. ¿Cómo? Con rutinas y productos de limpieza adecuadas, las cuales son diferentes cuando la realizas en casa y cuando la realizas entornos industriales:

En casa

Hablamos de limpieza sencilla, pero frecuente. En primer lugar se puede recurrir a un paño suave o una esponja, agua y un detergente neutro que permitan remover manchas, suciedades y marcas de dedos. Si el trabajo se dificulta, es recomendable utilizar alcohol o acetona, evitando a toda costa los cloros porque atacan y debilitan la película de óxido de cromo que es su capa protectora. El mismo efecto tienen los productos abrasivos como lanas de acero y estropajos que terminan provocando rayas en la superficie, por lo que es mejor no usarlas. También puedes hacer uso de agua caliente y por supuesto detergentes para la limpieza de cacerolas y ollas, por ejemplo. Las soluciones alcalinas como el bicarbonato de sodio o los ácidos suaves como el agua con vinagre y el jugo de limón son muy útiles para eliminar manchas provocadas por residuos de café, té e incluso la cal. En cualquier caso siempre es importante finalizar la limpieza con agua y secar.

En entornos industriales

Los productos y métodos de limpieza pueden variar en función de la industria en que se realiza la rutina de limpieza y el tipo de elemento que se desea remover. La limpieza alcalina, por ejemplo, está pensada en la remoción de aceites y grasas. Se suelen usar mezclas de solventes orgánicos, agua, jabón, entre otros emulsificadores para eliminar lubricantes. Otros productos usados como solventes son los hidrocarburos alifáticos y los hidrocarburos clorados a temperaturas superiores a la ambiental. Para eliminar grasas y aceites se puede llevar a cabo una limpieza con vapores de solventes clorados volátiles, evitando que se mezcle con agua porque se puede generar ácido clorhídrico, que es muy agresivo para los aceros inoxidables. La limpieza en áreas de difícil acceso puede ser ejecutada con tecnología ultrasonido y detergentes diluidos. Al igual que en entornos domésticos, al final se debe neutralizar la superficie enjuagando con agua y después secando.

¿Con qué se corta el acero inoxidable?

Las herramientas para cortar acero inoxidable varían de acuerdo al grosor, a los requerimientos de precisión y al uso que se le dará. En tal sentido, se pueden usar:
  • Tijeras compuestas (tijeras de hojalatero): para cortar acero de calibre delgado, 24 o superior.
  • Sacabocados (manual o eléctrico): de forma rápida y limpia, permite cortes largos en acero inoxidable delgado, hasta calibre 14.
  • Esmeril angular: está equipado con una rueda especial para cortar metal y es ideal para realizar cortes más ásperos. Al usarlo debes ser cuidadoso, lo más recomendable es usar protección para manos, cara y ojos.
  • Sierra para metales: con esta herramienta puedes efectuar cortes simples de poca profundidad.
  • Cizalla de banco: las hay de dos tipos, una que realiza los cortes en línea recta y otra que los realiza con diferentes formas y curvas internas. Son útiles para intervenir láminas de metal casi de cualquier calibre.
  • Sierra eléctrica de corte abrasivo: en el caso de que necesites realizar cortes precisos en acero inoxidable grueso, esta herramienta es muy recomendada por su elevada potencia.
  • Sierra de cinta: otra de las herramientas que se destaca por su capacidad para ejecutar con precisión cortes en láminas de acero de grosor considerable.

Productos de acero inoxidable

Como habrás observado, la variedad de productos de acero inox que se comercializa es sumamente amplia, desde pequeñas piezas a grandes piezas fundamentales para el desarrollo de la industria. Cada uno con el grado de resistencia a la corrosión, entre otras propiedades, adecuado al fin con que será usado. En Todo para la Industria encontrarás una variedad de productos con acero inoxidable.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Una respuesta a «¿Qué es el Acero inoxidable? Composición y Propiedades»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *