Tipos de martillos y para qué sirven cada uno de ellos

Los profesionales usan diferentes tipos de martillos, ya que hay uno destinado a cada trabajo, aunque lo cierto es que algunos son más polivalentes que otros y se pueden usar para varias funciones.

En nuestra tienda tenemos todos los tipos de martillos necesarios en todas las profesiones como los de nailon, plástico, de bola, de carpintero, mecánico, etc.

Tipos de martillo y cuándo usarlos

Antes de utilizarlo, es importante conocer cada martillo y para qué sirve, ya que de lo contrario podemos dañar los materiales con los que estamos trabajando, o incluso llegar a romper esta herramienta si golpeamos superficies para las que no está preparada.

Martillo de carpintero

Es uno de los tipos de martillo más conocidos y también se le llama martillo de garra por la forma tan peculiar que tiene, con una cara plana en un extremo y una especie de garra en el otro.

Con la cara plana, los carpinteros golpean los clavos y también llegan a dar forma a algunos metales blandos, mientras que con la garra se pueden sacar los clavos de la madera o incluso levantar objetos.

Martillo de bola

¿El martillo de bola para qué sirve? No es extraño que nos hagamos esa pregunta cuando vemos por primera vez este tipo de martillo, el preferido por los profesionales de la construcción.

La cara en la que tiene la bola se emplea a la hora de aplicar golpes concentrados y dar forma a metales, remachar o forjar. Su cara plana sirve para golpear objetos metálicos, como los cinceles, con los que se hacen rozas o pequeños agujeros en materiales duros.

martillo de bola
martillo de bola

Martillo de uña recta

Se parece mucho al de carpintero, pero tiene la uña recta en lugar de curva, como ocurre con este. Se usa en trabajos de acabado relacionados con la carpintería: la instalación de zócalos, marcos de puertas, de ventanas, molduras, etc.

Esa uña recta facilita acceder a espacios muy estrechos, a la vez que permite que las superficies no se dañen porque no se clava en los materiales blandos, algo que puede ocurrir con el de garra.

Martillo de goma

No siempre se trabaja con materiales duros como el metal, por lo que a veces los trabajadores necesitan martillos que sean capaces de golpear sin romper ni marcar los objetos que están manipulando. Este es el caso del mazo de goma, cuya cabeza está compuesta de ese material, por lo que es el preferido cuando hay que instalar azulejos, ensamblar piezas de madera en los muebles, o colocar molduras de madera.

Posee la dureza justa que le permite ser útil sin provocar ningún daño, a diferencia de lo que pasaría si nos decidiésemos a golpear con un martillo metálico.

mazo de goma
mazo de goma

Martillo de nailon

Se parece mucho al anterior, ya que se emplea en casi los mismos quehaceres. Su cabeza es de nailon, un material más duro que la goma, pero blando para poner baldosas, golpear madera o a la hora de hacer tanto trabajos de joyería como reparaciones electrónicas.

Aporta una fuerza mayor a la de la goma, pero a la vez es delicado con las superficies, por lo que es muy apreciado por muchos profesionales.

Martillo de Nylon

Martillo de joyero

Los joyeros también tienen su martillo específico, de pequeño tamaño y muy ligero para que lo puedan manejar mejor, en especial cuando trabajan con piezas muy pequeñas.

Suelen tener formas diferentes, pero todos se caracterizan por poseer un mango muy fino y una cabeza liviana, con los dos extremos de diferente tamaño, un aplanado muy fino y otro más cuadrado. En ocasiones, cada extremo es de un material distinto, uno de nailon y otro de metal.

Martillo de mecánico

Aunque los coches llevan mucha electrónica y son más delicados, lo cierto es que los mecánicos siguen necesitando de un martillo de mecánico cuando algunas piezas se les resisten, no pueden quitar unos tornillos, deben separar una rueda de un eje oxidado, etc.

Es similar a los de joyero, pero tienen un peso mayor para que en cada golpe ejerzan más fuerza. Tenemos varios tipos y los encontramos con cabezas diferentes. De hecho, en algunos casos las cabezas son intercambiables, puesto que un mecánico se tiene que enfrentar a los trabajos más duros, como aflojar las tuercas de una rueda y a los más delicados al ajustar algunas piezas.

Martillo de mecánico
Martillo de mecánico

Martillo de chapista

Existen muchos tipos de martillos de chapista, pero quizá el más conocido es el que tiene un lado plano y redondo, y el otro agudo, como una cuña que se ha aplastado.

Lo emplean mucho dando pequeños golpes a la chapa y casi siempre va asociado a otra herramienta, con la cual se golpea el otro lado del metal, se hace fuerza o se le intenta dar forma.

Hay muchos tipos de martillos, pues cada profesión tiene el suyo y en alguna de ellas se utilizan varias clases. Así, siempre hay que saber cuál es el que va mejor con el trabajo que vamos a hacer y elegirlo, pues esto nos facilitará la tarea.

En nuestra ferreteria industrial online  podrás comprar  los martillos y mazas que tenemos disponibles con envíos gratis a Península y un cupón de descuento del 5% por compra online.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *